Nomofobia: el nuevo mal en época de hiperconectividad

El avance de la tecnología no solo supone ventajas para la humanidad, también aporta patologías que antes no existían, como el miedo extremo a vivir sin el smartphone. ¿Cuáles son las señales que encienden la alarma?

Las personas que viven pendientes del celular son una realidad con la que se vive día a día. Cada vez son más y se conocen casos más extremos. En este contexto, en el que la tecnología parece consumir cada vez más tiempo en la vida de las personas, nace la nomofobia: el miedo irracional a estar sin el celular y sus servicios.

¿Cuáles son los principales síntomas? Las personas que padecen nomofobia tienen una obsesión por tener el teléfono siempre cargado. Además, se ponen muy ansiosos y nerviosos si pierden cobertura, o si la batería del celular está a punto de acabarse. En el peor de los casos, directamente deciden evitar las situaciones en las que saben que no podrán utilizarlo -por un motivo u otro- interfiriendo así con su ritmo normal de vida.

Según un estudio de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR, España), liderado por Manuel González-Cabrera, los adolescentes y jóvenes son los más afectados. La franja de edad con más casos se da entre los 14 y los 16, y son muchas más las mujeres que los hombres.

“Casi el 25% podría considerarse un usuario de riesgo. Esto puede tener consecuencias a medio-largo plazo. Serán necesarias más investigaciones, especialmente de seguimiento temporal, para evaluar su impacto en nuestros adolescentes”, explicó González-Cabrera.

Fuente: LaTecla