Una menor de 14 años, denunció que fue abusada en la toma del Nacional Buenos Aires

Una alumna de 14 años del Colegio Nacional Buenos Aires fue víctima de abuso durante la reciente toma de ese centro de estudios en rechazo a la reforma educativa que impulsa el gobierno porteño.

Las autoridades del colegio hicieron público el incidente a través de un comunicado, mientras que el centro de estudiantes publicó una carta cuestionando el abordaje que los responsables de ese centro educativo le dieron al episodio y la decisión de difundirlo en los medios.

La propia víctima contó lo que le pasó, con un posteo en una red cerrada de Facebook.

Agustina, integrante de la comisión de Género del centro de estudiantes dijo que “la víctima necesitó más de diez días para hacer su proceso del incidente y cuando se sintió preparada se lo contó a los consejeros estudiantiles que ya pidieron sesión extraordinaria de Consejo de Convivencia”. Y completó: “Las autoridades del colegio hacen público el incidente y se arriesgan a exponer a la víctima porque intentan desprestigiar las tomas”.

El rector del Colegio Nacional Buenos Aires, Gustavo Zorzoli, informó el caso a través de un comunicado dirigido a la comunidad educativa, sin identificar a la víctima ni al victimario: “El motivo de la presente es ponerlos al tanto de que un/a alumno/a del Colegio ha denunciado haber sufrido un abuso sexual por parte de un/a compañero/a, durante una de las primeras noches de la última ¨toma¨”. Y sigue: “Lamentablemente, hemos tomado conocimiento de este hecho muy recientemente, dado que el/la alumno/a en cuestión decidió informárselo a los estudiantes que conducían la ‘toma’, quienes optaron por no comunicar el hecho a las autoridades”.

La víctima, en tanto, posteó: “Lo que me pasó es bastante feo. Sufrí abuso sexual el jueves 8 por parte de un compañero del colegio”. El abusador tiene 18 años. “Fue una situación de mierda y una experiencia horrible que no es que pude olvidar y seguir adelante. Es algo que te deja hecha mierda y rompe un montón de cosas dentro tuyo”, explicó la joven quien, en otro párrafo aseguró: “Yo sólo les cuento mi experiencia para que puntualmente sepan que esta persona es un abusador y eso no se pone en discusión”.

“Después de dos semanas, fue la primera vez que me pude mirar al espejo y sostenerme la mirada sin llorar desconsoladamente”, escribió, y agregó “que esto no fue un caso aislado. Es parte de una realidad que vivimos todos los días. Dentro del colegio no es el primer caso, y seguramente no será el último, y no podemos seguir haciéndonos los boludos”. En otro tramo admitió que “me culpé incontables veces, tuve que aprender cómo quererme de nuevo. Igualmente, como todo proceso, las etapas pasan y esa tristeza se transforma en bronca y lucha”. Además, en una de las frases ubicadas al principio comentó “pensé una bocha en cómo hacer esto, cuál sería la mejor forma y lo pongo acá porque creo que todos tenemos al menos el derecho de saber quiénes nos rodean”.

El rector del Nacional agregó que “inmediatamente después de conocer la denuncia” las autoridades del colegio pusieron en marcha el protocolo de violencia de género vigente en la Universidad de Buenos Aires, al tiempo que se reunieron con los estudiantes involucrados y con la familia del alumno o alumna que “habría sido abusado/a”. Además, se dispuso el acompañamiento psicológico a “ambos/as estudiantes” y se realizaron las comunicaciones pertinentes ante el Consejo de Niños, Niñas y Adolescentes.

“Queremos aclarar que la denuncia penal correspondiente -de acuerdo al artículo 72 inciso 1 del Código Penal- debe realizarla la madre o el padre del/a damnificado/a en su condición de representante legal, toda vez que se trata de un delito dependiente de acción privada”, agrega el comunicado.

Por su parte, desde el Centro de Estudiantes emitieron un comunicado en el que señalan que “en ningún momento hubo intención de ocultar esta información: lo que se hizo fue respetar los tiempos de la víctima para salir a hablar”.

“Desde el primer momento el Centro de Estudiantes, a través de su Comisión de Géneros y Consejeros de Convivencia, se comprometió con la contención emocional de la estudiante”, aclara la nota.

Detallaron que “apenas se supo de la situación se resguardó la integridad de la estudiante, hablando con el abusador para pedirle que no viniera más a la toma para no generar una situación incómoda para ella”.

Fuente: ElDia.com