Un mes después, Vidal promulgó la ley que reduce los impuestos provinciales en las tarifas eléctricas

El decreto fue publicado en el Boletín Oficial, por lo que la norma comienza a regir desde este mismo lunes, a pesar de haber sido aprobada el 26 de abril. En el parlamento, no obstante, continúa el debate por la eliminación de tasas municipales en el cobro de servicios.

Este lunes, la gobernadora María Eugenia Vidal, promulgó la Ley que prevé la reducción de impuestos provinciales en las tarifas eléctricas, que fuera aprobada por la Legislatura el pasado 26 de abril.

La normativa, en efecto, sustituye el artículo 74 de la Ley N° 11769, “que propicia la reducción de las alícuotas de las contribuciones que los agentes de la actividad eléctrica abonan a la Provincia, por sus entradas brutas, netas de impuestos, recaudadas por la venta de energía eléctrica en la jurisdicción”.

“Dichas contribuciones se trasladan en forma discriminada en la facturación al usuario, razón por la cual, su disminución implicará una menor carga pecuniaria a los particulares”, destacaron en el decreto.

En la Legislatura, por caso, continúan las negociaciones para dar luz verde a otra parte de la ley que prevé reducir casi a 0 las contribuciones a los municipios en el cobro de los servicios, cuestión que por supuesto despertó la bronca de los intendentes, que verían altamente perjudicada la recaudación.

En la sesión del pasado jueves no se trató el tema y el oficialismo avanzó únicamente con el mapa judicial. “Hay negociaciones con la oposición, pero nada definido aún; queremos cumplir con el pedido de Vidal, a cualquier precio”, señaló a La Tecla un diputado de Cambiemos.

El proyecto ya fue aprobado en Senadores, como un simple trámite exprés, pero se trabó en la Cámara baja y por el momento no tiene intenciones de salir. Más aún luego de la resolución de OCEBA, que dispone que las facturas que emitan las distribuidoras provinciales o municipales sólo deberán contener “conceptos tarifarios vinculados a la prestación del servicio público de distribución de energía eléctrica”.

Como se sabe, son muchos los distritos que incluyen en las boletas tasas municipales ajenas al servicio eléctrico. Por ejemplo, en Tandil se cobra un gravamen para la cobertura de prácticas de alta complejidad en el hospital local.

Luján, por su parte, incluye impuestos para los bomberos voluntarios, fondos de infraestructura, acción social y seguridad. Chivilcoy, además, implementa tres tasas fijas para seguridad, educación y transporte público; mientras que en Junín se incluye una tasa de seguridad además de la denominada Conservación de la Vía Pública.

El malestar de los jefes comunales con la Provincia no es nuevo. Primero se quedaron sin el Fondo de Seguridad, después sin el Fondo de Infraestructura, se vieron prácticamente en la obligación de adherir al Pacto Fiscal y pierden 1400 millones por la desfinanciación del Profide (Fondo Fiduciario para el Desarrollo del Plan de Infraestructura Provincial).

Y ahora se sumó la reducción de impuestos. Al menos, una parte, que comenzó a regir este mismo lunes tras su promulgación.

Fuente: La Tecla

Anuncios