La policía baleada tiene muerte cerebral y su familia donará sus órganos

No le llegaba oxígeno al cerebro a causa del disparo que recibió en el cuello.

“Mi hja ya está en el cielo”. Esa fue la frase que utilizó el padre de Lourdes Espíndola para confirmar que la policía baleada tiene muerte cerebral. La joven era madre de un niño de 6 años.

La oficial que fue baleada este sábado por la tarde en el partido bonaerense de Ituzaingó cuando volvía a su casa después de trabajar tiene muerte cerebral y su estado es irreversible.

Las autoridades del Hospital Posadas confirmaron el diagnóstico a la familia y luego los allegados jóvenes firmaron la autorización para donar los órganos.

Lourdes había quedado internada en el hospital Posadas tras el ataque ocurrido este sábado y el domingo por la tarde les confirmaron a los familiares la noticia mediante el parte médico. Al lugar llegaron muchos compañeros de trabajo que se solidarizaron y mantuvieron una cadena de rezos para despedirla.

Antes había trascendido que a la joven de 25 años no le llegaba oxígeno al cerebro a causa del disparo que recibió en el cuello que le cortó la aorta. Según se conoció, le robaron el arma reglamentaria y no se llevaron ninguna pertenencia.

Fuente: Big Bang News

Anuncios