El padre de la dolarización de Ecuador recomendó que Argentina abandone el peso

El mentor de la dolarización en Ecuador, el exministro de Economía Carlos Julio Emanuel, recomendó que el país abandone el peso. “Los resultados han sido excelentes, el gobierno de EEUU no tuvo ninguna participación como tampoco la tuvo el FMI”, explicó y lanzó: “Le aconsejo a Argentina que dolarice su economía”

“Cuando Ecuador dolarizó su moneda en el año 2000, el 60% de la economía ya estaba en torno. La preferencia de la gente era el dólar y esto no es ninguna sorpresa. A nadie les gusta que le devalúen la moneda”, aseguró el exfuncionario en declaraciones a programa “De Caño Vale Doble” que se emite por Radio Rivadavia. 

Emanuel habló tras los dichos del asesor de Donald Trump Lawrence Kudlow sobre un proyecto para dolarizar la economía argentina que fue desmentido por el Gobierno. Sin embargo para el economista el traspaso “no es un tema de gobiernos”. “Es un tema de preferencias de volcarse a un activo que no se devalúa ni pierde valor”, aseveró.

El exfuncionario define el traspaso como “un paso trascendental” aunque reconoció que la medida tuvo resistencia en el pueblo porque no tenían buenos recuerdos de la convertibilidad en Argentina.

“Cuando hay una sola moneda no hay posibilidad de devaluación. En Ecuador desde el año 2000 los gobiernos no pueden usar la máquina de hacer billetes para financiar los déficits fiscales. Hoy Ecuador tiene inflación 0%. Pasamos de 100% del año 2000 a 0%”, explicó convencido.

Reconoció que “es difícil tomar la decisión” porque implica eliminar la moneda nacional y con ello surgen temores por la soberanía. Sin embargo para demostrar que es posible embarcase en este sistema y no perder autonomía, Emanuel recurrió a la siguiente frase: “Hace un tiempo atrás cada país pensaba que si o si debía tener una línea de bandera, que eso era soberanía. Hoy los tiempos cambiaron y nadie piensa así” y recalcó: “Por otro lado muchos países de Europa han dejado su moneda nacional”.

Sobre el final precisó: “Cada país debe decidir lo que quiera, pero en caso de Venezuela y Argentina que está probado que hay una demanda fuerte por el dólar, la gente no ahorra en pesos, lo hace en dólares y esa preferencia es la base de la dolarización”.

Fuente: ambito financiero