“Voy a ser el Gobernador de los bonaerenses”

El senador de UC se candidatea para Gobernador y trabaja junto a Santiago Montoya. Le pega tanto a Cambiemos como al “peronismo desleal”, y dice que si su espacio no representa los intereses de los bonaerenses, el 2019 lo encontrará en otro lugar.

El senador bonaerense Sergio Berni está decidido a ir por el lugar de María Eugenia Vidal. Para eso trabaja fuerte junto a un equipo de asesores que lidera Santiago Montoya. Dice que quiere ser el candidato de los ciudadanos de a pie, y se anima a vaticinar quiénes serán sus contrincantes en las PASO. Le pega duro a Vidal y resalta que su administración es “peor” que la de Daniel Scioli.

Suena el timbre en las flamantes oficinas del barrio Monserrat, en la Ciudad de Buenos Aires; el exsecretario de Seguridad de la Nación interrumpe la entrevista y atiende. Es Jorge “Acero” Cali, el concejal de Escobar que será parte de la campaña 2019. Entusiasmado, el campeón de kick boxing señala que Berni está decidido a jugar, pase lo que pase: tiene firmes intenciones de discutir el rumbo de la provincia Buenos Aires.

Apunta los cañones a los “traidores”, a los que ingresaron en la Legislatura bonaerense de la mano de Unidad Ciudadana y después armaron el bloque del PJ.

“Si aquellos que dejaron en la puerta de la Legislatura los principios que nos enseñó Néstor, dejando de lado los intereses de quienes los votaron y que juraron representar, hipócritamente y producto de la especulación levantan nuestras banderas, seguramente a mí me encontrarán en otro lado. Para eso estamos armando un frente de partidos provinciales. Ojalá que no haya que utilizarlo”, asevera.

-Mucho se habló en la previa del tratamiento del Presupuesto de lo que podría suceder después con el PJ. ¿Qué cree que va a pasar?
-Qué va a pasar, no lo sé, no hago futurología. Pero pasó lo que sabíamos que iba a pasar, una vez más, el peronismo hizo lo que había hecho en los tres años anteriores: votó a favor de las políticas de ajuste de Vidal.

-Hubo una jugada medio extraña: varios del PJ y el Frente Renovador votaron en contra del Presupuesto y a favor del endeudamiento.
-No fue una jugada medio extraña, fue una jornada lastimosa. Es lamentable lo que hicieron para ponerse de acuerdo el Frente Renovador y el PJ, para favorecer a Cambiemos. Cuando uno vota algo, lo tiene que hacer por convicción. No se puede ir al recinto haciendo cálculos, especulando si alcanza con que me quede o si me tengo que levantar. Lamentable. Si vos votás algo porque estás convencido, está muy bien, por más que yo no esté de acuerdo con esa votación. Lo que no se puede hacer es inventar una estrategia para, supuestamente, no quedar mal ante la sociedad y ante el propio espacio político que los habilitó para ser legisladores. Lo único que logran es atentar contra los intereses de los bonaerenses.

-¿Cómo se sigue? ¿Se puede llegar a esa anhelada unidad del peronismo?
-El tema de la unidad de los dirigentes, me tiene sin cuidado. Aquellos que pregonan la unidad son los que generan estas maniobras, y después se ve a las claras que no tienen ninguna capacidad electoral. Necesitan forzar esa supuesta unidad para seguir teniendo una chance de cara a 2019, y yo no estoy de acuerdo con eso. Unidad Ciudadana es un espacio político coherente, que siempre hizo lo que dijo que iba a hacer. Nunca creamos ni votamos medidas que perjudicaran los intereses de los bonaerenses. Por eso, para el año que viene somos dos alternativas totalmente distintas.

-¿Avizora nuevamente un armado de Unidad Ciudadana sin el PJ?
-No sé cómo se llamará el frente electoral, sí pienso que será un frente. Hoy, Unidad Ciudadana y el PJ de la Provincia no representan los mismos intereses, la conducta en el recinto lo dice de forma elocuente.

-Como dijo Moyano alguna vez, ¿el PJ es una cáscara vacía?
-No, no es una cáscara vacía. Hasta ahora fue un instrumento de la Gobernadora para poder llevar adelante sus políticas de exclusión y de ajuste. Si hay un lugar en el que el peronismo puede plantarse y ser un dique de contención para las políticas de Cambiemos es, justamente, la Cámara de Diputados de la Provincia; pero, por el contrario, el peronismo es
el espacio que posibilitó, tanto por acción como por omisión, el avance de esas políticas.

-¿Cómo cree que se va a dar el armado del kirchnerismo y el peronismo en la Provincia de cara al cierre de listas?
-Con respecto al peronismo hay que decir que es muy difícil pasar de ser una herramienta de Vidal a ser parte de la coherencia electoral. Y Unidad Ciudadana seguirá por el mismo camino de siempre, el de la oposición real, defendiendo los principios que rigieron durante los doce años que fuimos gobierno.

-Muchos analistas dicen que si Cristina se corre del escenario electoral, si decide no ser candidata, los votos del peronismo se aglutinarían más.
-Soy un apasionado de la política y no me gustan las especulaciones electorales, me corro del eje de esa discusión. Ese tema lo dejo para los analistas. Soy un dirigente político que intenta ser coherente, me interesa la discusión política, me preocupa la realidad actual. Por supuesto que sé que para lograr restablecer el rumbo tenemos que ganar las elecciones, pero le aseguro que me lleva mucho más tiempo pensar y crear propuestas de gobierno que nos permitan en el futuro salir de esta situación catastrófica que detenerme a hacer ese tipo de especulaciones.

-Más allá de que dice que no le interesan las cuestiones de táctica electoral, usted es un hombre al que no le falta nivel de conocimiento. Si le piden ser candidato en la Provincia, si lo necesitan como postulante a Gobernador, ¿acepta?
-No es una cuestión de necesitar o no, no pasa por algo momentáneo. Hace varios años que me preparo para ser Gobernador. Porque soy un apasionado, porque me gusta, porque estoy convencido y porque creo que puedo aportar muchas soluciones para las falencias que tiene la Provincia. En ese sentido trabajo muy fuerte con Santiago Montoya, con quien estamos haciendo un plan para la Provincia que no solamente sea posible, sino también sustentable y se pueda llevar adelante, con metas a corto, mediano y largo plazo.

-Novedad uno: se está anotando para las primarias para Gobernador por Unidad Ciudadana.
-Sí, para eso trabajo todos los días.

-Novedad dos: ¿Santiago Montoya está en el kirchnerismo?
-No, no está en el kirchnerismo. No es kirchnerista. Pero es un hombre que conoce como nadie los números de la Provincia. Es una persona respetada, responsable y muy comprometida con su trabajo. Hay que ser amplios a la hora de pensar en políticas públicas, y por eso trabajo con él permanentemente con el objetivo de generar una alternativa para la Provincia.

-¿A quién imagina compitiendo también por la Gobernación dentro de Unidad Ciudadana?
-Creo que el espacio de los intendentes no kirchneristas va a llevar un candidato, y lo propio van a hacer los intendentes kirchneristas; La Cámpora va a pivotear entre los dos, como siempre; y yo intentaré ser el candidato de los ciudadanos bonaerenses.

-¿El candidato de Cristina?
-Trabajo para ser el candidato de los bonaerenses, de los ciudadanos que nada tienen que ver con la especulación permanente de muchos dirigentes, de muchos intendentes. Al recorrer la Provincia nos damos cuenta que el pueblo está de acuerdo con la postura que hemos adoptado durante estos tres años desde Unidad Ciudadana, siendo coherentes con lo que decimos y lo que hacemos. En este espacio no se va a votar nunca una ley en contra de los intereses de los trabajadores, de la industria bonaerense, de la producción, de la educación, de los municipios; es decir, jamás vamos a hacer nada en detrimento de la Provincia.

-¿Habla con Cristina?
-Poco.

-¿Le comentó sobre su candidatura?
-No. Soy muy respetuoso, pero tengo mis propias convicciones, y me manejo con esa autonomía.

-Berni, Gobernador; ¿y arriba: quién Presidente?
-Cristina, por supuesto.

-Usted, que es de Zárate, ¿imagina al intendente Cáffaro enganchado de su boleta?
-Cáffaro es el típico caso de la deslealtad. No critico a aquellos que se fueron del espacio por pensar distinto antes de los comicios, pero, como decía mi abuela, no hay peor astilla que la del propio palo. Durante quince días se pasó llorando en el Instituto Patria para que su señora (Patricia Moyano) fuera diputada, y lo primero que hizo cuando lo consiguió fue traicionar los intereses de Unidad Ciudadana, los intereses de los bonaerenses, acompañando las políticas de ajuste de Vidal. Esas son las contradicciones que tenemos en nuestro espacio, y a las que me opongo de manera tajante. No podemos volver a cometer esos errores.

-¿Y si se cometen nuevamente esos errores?
-Este momento requiere estar a la altura de las circunstancias. Einstein diría que solamente los locos esperan diferentes resultados haciendo las mismas acciones. Nosotros no somos locos.

-¿Está dispuesto a irse de UC?
-Hace 30 años que estoy en el mismo lugar, y en ese lugar seguiré estando, se llame como se llame.

-Pero de antemano, a veces no se sabe, por eso la traición.
-Lo sabíamos todos.

-Si los traidores finalmente son convocados, ¿Berni baja su candidatura?
-No, de ninguna manera. Estamos totalmente convencidos, sabemos lo que tenemos que representar. El escenario al que aspiro como dirigente opositor a Macri y a Vidal es un escenario de dirigentes que estén, y que hayan estado en estos últimos años, a la altura de las circunstancias. Quiero decir con esto que me preocupan el país y la Provincia posMacri y posVidal; no podemos ser negadores, a partir de diciembre de 2019 dejarán un país incómodo, y en el sentido literal del término.

“Tengo esperanzas de que el PJ mejore con la presidencia de Gray”

-¿No hay una esperanza de cara al futuro con el PJ bonaerense?
-Sí, tengo la esperanza de que a partir del 15 de diciembre, con la presidencia de Fernando Gray, las cosas cambien, y así retomar la senda justicialista y volver a implementar la doctrina peronista. El partido tiene que volver a ser un espacio coherente entre la doctrina y los hechos.

-Gray tiene una diputada (Fabiana Bertino) en ese bloque peronista.
-Los pingos se ven en la cancha. El PJ que despedimos hizo todo lo posible para cumplir con los pedidos de Vidal.

-¿La idea es intentar un acercamiento con el nuevo PJ, trabajar en conjunto?
-No se trata de intentar o no un acercamiento, el peronismo tiene una doctrina, y hay que llevarla adelante. Aquel que se aleja de la doctrina se aleja del movimiento y del pueblo.

La provincia de Buenos Aires que pasó, la de ahora y ¿la que viene?

-¿Qué es lo primero a atender en la Provincia para lograr una mejoría?
-La educación, sin lugar a dudas. La Provincia está pasando por una crisis tremenda en materia educativa. No nos olvidemos que Vidal es la Gobernadora que al principio les prometió un sueldo de 40 mil pesos a los docentes; la que después dijo que “nadie que nace en la pobreza en la Argentina, hoy llega a la universidad”; la que cerró escuelas rurales y la que tuvo las escuelas cerradas por más dos meses en Moreno por la falta de infraestructura, con un saldo de dos profesionales muertos víctimas del desprecio de la Gobernadora por la educación pública. Estamos en el mes de diciembre y todavía no se pudo solucionar el conflicto docente. Una Provincia sin una educación fuerte y sólida, no tiene ningún destino.

-En Cambiemos aseguran que la actual es una Provincia distinta de la que dejó Scioli.
-Sí, no tengo dudas, pero está peor.

-¿En qué aspecto nota que está peor?
-Simple: vaya a un hospital a las dos de la mañana. ¿Sabe lo que significa tener un hijo con fiebre a las dos de la mañana? Es una misión imposible encontrar a alguien que te atienda. ¿Y encontrar una cama para internación en terapia intensiva? También, prácticamente imposible. Los servicios cierran permanentemente por falta de insumos. Sin ir más lejos, hubo que sufrir varios fallecimientos por la negligencia en la utilización de la vacuna contra la gripe H1N1. Mucho hablamos de las muertes por la inseguridad, pero poco se dice del daño y las muertes que produce el Estado por la falta de atención médica.

-Y en lo que respecta a la inseguridad, ¿también se está peor que durante la gestión Scioli?
-Sí, claramente. Los delitos violentos han aumentado entre un 30 y un 35 por ciento según la zona. La gobernadora Vidal dijo que venía a instaurar el narcotráfico cero y, lejos de eso, lo ha agravado. Para comprobarlo, simplemente hay que acercarse a los barrios y hablar con la gente. Además, todavía no sabemos cuál es el plan de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.

-Uno de los caballitos de batalla de la administración Vidal es la lucha contra el narcotráfico. Por ejemplo: ya se derribaron más de 80 búnkeres de droga.
-Ayer, justamente, iba por la ruta y leía un cartel que decía eso, que en tres años habían tirado 80 búnkeres de droga. Si ese es todo el mérito, estamos complicados. Para que
se dé una idea, nosotros (él estaba al frente de la Secretaría de Seguridad de la Nación) en Rosario tiramos 100 en un día.

“Bullrich es una ministra que trabaja, y en este Gobierno, no es poca cosa”

-¿Por qué la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, es de los funcionarios del gabinete de Macri con mejor imagen?
-Es una ministra que trabaja, y eso, en este Gobierno, no es poca cosa.

-Un guiño para Bullrich.
-No, soy objetivo. En este Gobierno, encontrar un ministro que trabaje es una hazaña. Ese trabajo la ubica en un plano diferente con respecto a los demás del gabinete. Ahora, si me pregunta si estoy de acuerdo con sus políticas, le tengo que decir que en algunas cosas, sí, y en algunas otras, no.

-¿Con qué está de acuerdo?
-Nos podemos parecer en que los dos tenemos un compromiso con el trabajo. Y los dos venimos del peronismo. La diferencia es que ella viene de un peronismo de izquierda, ligado a Montoneros, y mi posición política siempre fue la de un militar nacionalista y peronista.

-¿Punto para Vidal por no haber adherido al protocolo de Seguridad de Bullrich?
-No, no es ningún mérito. Cualquier persona que conoce mínimamente de derecho sabe que es inaplicable. Lo que hace esa resolución es agregar más confusión al policía que en milésimas de segundo debe decidir si saca o no la pistola. Cuando un policía saca su arma, no le queda otra que usarla, y para eso tiene que haber un marco de seguridad jurídica que lo contenga en la guía de su conducta profesional. Esta medida es contraproducente y genera mucha confusión. La resolución tiene un propósito marketinero, a costa de arriesgar la seguridad de los integrantes de las fuerzas.

“Este Gobierno compró la paz y la tranquilidad a través de los planes”

-¿Se vienen unas Fiestas en paz o hay posibilidades de que no puedan ser tranquilas?
-Más allá de la importante tensión que hay en la sociedad, no va a pasar nada. Este Gobierno ha comprado la paz y la tranquilidad a través de los planes sociales. Hay que ver cuánto va a durar ese efecto de enmascarar el cuadro. Las personas a las que el Gobierno tiene compradas son aquellas que generan movilizaciones de manera permanente, pero cuando la sociedad dice basta, no hay vuelta atrás.

-La entrega de planes era una de las cosas que más se le criticaban al kirchnerismo.
-Yo trabajé durante diez años desactivando los conflictos sociales y si algo hicimos fue reducir día a día la cantidad de planes sociales, porque entendíamos que a la gente había que darle trabajo. Este Gobierno, lejos de eso, multiplicó por siete la cantidad de planes que dejamos en 2015.

¿Justicia Pro?

-Lula Da Silva era el candidato con mejor intención de voto en Brasil, pero antes de las elecciones, la Justicia lo mandó tras las rejas. ¿Cree que puede pasar algo similar en nuestro país?
-Es una de las posibilidades que se manejan, de acuerdo a cómo vayan generándose las expectativas electorales. No tengo dudas que este Gobierno tiene los instrumentos necesarios para poder encarcelar a cualquiera que sea una amenaza electoral, sin importar si hay justificación o no para hacerlo. Por eso, sin exagerar, podemos decir que estamos viviendo en una democracia de baja intensidad.

“Chocobar no es un asesino”

-¿Le llamó la atención que se armara tanto revuelo respecto de sus dichos “tuve que matar a delincuentes y nunca tuve problemas”?
-No. Lo único que hice fue contar mi experiencia de cuatro años al frente de la Secretaría de Seguridad de la Nación. Todo el mundo habla y opina de cómo se usa un arma, cómo hay que matar a un delincuente, pero muchas de esas personas ni siquiera han tocado una pistola y, mucho menos, pasado por el momento de tener que tomar una decisión de tal magnitud. Y eso requiere de un gran profesionalismo.

-El caso Chocobar marcó un antes y un después. ¿Qué análisis hace de la situación?
-Chocobar actuó con negligencia, imprudencia e impericia. Claramente generó un resultado no esperado. No es un asesino, pero cometió un grave error profesional, reprochable jurídica y penalmente.

Fuente: La Tecla

Anuncios