Multaron a la familias de 26 alumnos alcoholizados en una previa de egresados

Ocurrió en la provincia de Mendoza, donde rigen penas por “omisión de cuidado”

Unos 26 alumnos de quinto año de una escuela secundaria de Mendoza fueron demorados por efectivos policiales por tomar alcohol en el marco de un festejo de una previa a la presentación de buzos de viajes de egresados. El evento se salió de control, por lo que padres y madres terminaron multados por la Justicia por “omisión de cuidado”.

La infracción se produjo con un grupo de jóvenes de escuela José Manuel Estrada de San Martín. Los alumnos habían organizado la fiesta en un salón privado ubicado en la ruta 7 y calle Lavalle. El evento duró hasta las 6 de la mañana, cuando se produjo una denuncia al 911 por disturbios y ruidos molestos.

La policía mendocina intervino en el local y derivó a 6 menores de edad y 11 adolescentes de 18 años a la Fiscalía Nº12 por violación del nuevo Código Contravencional. El Juzgado de Faltas interviniente, a cargo de Norberto Noé, multó al propietario del salón y a las familias de los jóvenes alcoholizados. Solo hubo siete adolescentes que no estaban en estado de ebriedad, según informó hoy el diario Uno. 

Las sanciones se desprenden del nuevo Código Contravencional de Mendoza, que agrava los castigos a las infracciones que se cometen en el espacio público. La norma entró en vigencia el año pasado y prohíbe, en su artículo 85, la permanencia de menores en lugares bailables habilitados para mayores de edad.

De acuerdo a esa legislación, los propietarios de los salones que cometan ese tipo de infracciones deberán pagar una multa que oscila entre los 40.000 a los 80.000 pesos. El valor se mide por la unidad fiscal (UF), que consiste en el pago de 4.000 a 8.000 UF. Sin embargo, el monto podría ser mayor porque el negocio permitió la provisión de alcohol a los menores, por lo que el dinero a abonar podría incrementarse entre $50.000 a los 120.000 pesos.

Los festejos de egresados son un ritual entre los jóvenes.

Los festejos de egresados son un ritual entre los jóvenes.

En lo que respecta los progenitores de los adolescentes, la infracción está definida como “omisión de cuidado” y que estipula multas de entre 20.000 y 40.000 pesos.

Las autoridades escolares aseguraron que desconocían el festejo y que no tuvieron participación en su organización. Sin embargo, advirtieron que tenían previsto otro evento en el colegio por la presentación de los buzos, el cual debió ser suspendido tras las consecuencias de la previa.

Estamos dolidos y angustiados por la situación conflictiva y de riesgo de vida al que se expusieron nuestros estudiantes. Fue un festejo que se opacó porque escaparon a los límites y tuvieron sus consecuencias negativas. Decidimos suspender todo festejo de presentación de las camperas”, aseguró el director de la escuela Estrada, Fernando Caparrós, tras convocar a una reunión de los padres y madres de los alumnos.

Sobre la ingesta de alcohol y los desbordes, el director agregó: “Deberemos profundizar el tema de la prevención, pero lamentablemente los mismos jóvenes consiguen el alcohol. Eso está instalado socialmente y cuesta mucho ir en contra”.

Los festejos de quinto año de la secundaria se volvieron una tradición escolar. Y en numerosas ocasiones, terminan en situación de desborde e incidentes en la vía pública. En los casos más extremos, algunos jóvenes terminan hospitalizados por la excesiva ingesta de alcohol.

El calendario de “fiestas” de los adolescentes que egresan a fin de año suelen comenzar con el denominado “último primer día de clases” (UPD) y la tradicional fiesta de egresados. Es habitual que, en todas las previas y celebraciones, los menores vayan a clases sin dormir al día siguiente.

Fuente: infobae

 

Anuncios