Lincharon a ladrón que asaltó una panadería en Pergamino

El domingo por la tarde, un delincuente fue interceptado tras cometer un atraco junto a un cómplice en una panificadora ubicada en Carpani Costa y Güiraldes.

El domingo a la tarde los empleados de una panadería interceptaron a uno de los dos ladrones que los asaltaron en el comercio del barrio José Hernández.

Dos delincuentes irrumpieron armados en el comercio de Carpani Costa y Güiraldes el domingo a las cuatro y media de la tarde.

Tras intimidar a los encargados de la atención del salón de la panificadora Polola se apoderaron de la caja registradora que se encontraba sobre el mostrador.

Mientras huían salieron los empleados del interior de la cuadra para tratar de recuperar los bienes robados y el maleante que empuñaba el arma descerrajó al menos dos disparos al aire.

Los ladrones abordaron una motocicleta que habían dejado estacionada sobre la vereda para escapar del local sin ser interceptados por los trabajadores que estaban decididos a recuperar los bienes robados.

Los encargados del local los siguieron en un automóvil y colisionaron con la parte trasera de la motocicleta de los sospechosos a pocos metros.

Esta colisión hizo que los maleantes perdieran el equilibrio y cayera del rodado contra la cinta asfáltica; tal como informaron fuentes policiales.

Uno de los delincuentes logró huir sin ser atrapado; dejando abandonada la motocicleta 110 roja en donde habían perdido el control.

El otro malviviente fue reducido por los empleados del local y varias personas lo habrían agredido al saber que habían protagonizado un asalto.

Enseguida arribó al lugar un móvil policial y una ambulancia de SAME; que trasladó al sospechoso de 26 años al Hospital San José.

Según trascendió sufrió una fractura de clavícula en el hombro; presuntamente como consecuencia del impacto al salir despedido de la motocicleta.

Los golpes recibidos por los vecinos justicieros también le habrían provocado algunas lesiones que obligaron a recibir curaciones en el centro de salud.

Al domingo por la noche todavía se encontraba internado en el Hospital San José en calidad de aprehendido con custodia policial.

La fiscal Patricia Fernández se encargó de las primeras instrucciones judiciales y ordenó a la policía que identificaran al otro sospechoso a partir de las imágenes registradas por las cámaras de seguridad del comercio.

En el lugar donde redujeron la ladrón secuestraron la caja registradora con el dinero de la panadería y la motocicleta utilizada para cometer el robo. No trascendió que haya aparecido el arma de fuego y puede ser que se la haya llevado el otro malviviente.

Fuente: Semanario El Tiempo

Anuncios