Angustia y tensión: entraron a robar y tomaron a toda una familia de rehén en Pergamino

El hecho se registró en una vivienda de Catamarca al 800. Los malvivientes amenazaron y maniataron a los propietarios del lugar. Después se escaparon llevándose cinco teléfonos celulares y una motocicleta Guerrero Trip. Uno de los autores del hecho, de 17 años, fue detenido.

En las últimas horas los miembros de una familia de nuestra ciudad vivió momentos de mucha tensión y angustia cuando, en la madrugada del pasado miércoles, cerca de las 6:00, dos sujetos (uno de 17 años) ingresaron a su vivienda ubicada en calle Catamarca al 800, los tomaron de rehén, amenazaron, maniataron y posteriormente se escaparon llevándose consigo cinco teléfonos celulares y una motocicleta marca Guerrero Trip.

La rápida actuación de la Fiscalía Penal Juvenil a cargo de Daniel Aguilar, con la colaboración de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Pergamino, logró identificar primero y luego aprehender a uno de los autores del hecho un joven de 17 años que se encuentra imputado de los delitos de robo agravado por escalamiento, robo agravado por el uso de armas y privación ilegal de la libertad agravada. En tanto que su cómplice al cierre de esta edición era intensamente buscado.

El Juzgado de Garantías del Joven confirmó el procedimiento de la Fiscalía y las actuaciones que llevaron adelante los instructores judiciales Guido De Mayo y Florencia Leta.
Según pudo saber LA OPINION, el delincuente fue trasladado a la ciudad de la Plata durante la tarde-noche de ayer y el próximo martes el doctor Aguilar solicitará la prisión preventiva del joven en audiencia oral.

Madrugada de terror
El pasado miércoles aproximadamente a las 6:00, un menor de 17 años, junto a otro sujeto identificado por la Fiscalía interviniente, se hicieron presentes en una vivienda ubicada en calle Catamarca al 800 e ingresaron al inmueble a través de la ventana de una de las habitaciones, previo escalar uno de los tapiales perimetrales de la casa, de aproximadamente dos metros de altura.
Una vez en el interior de la morada, sorprenden a los integrantes de una familia, apoyando a uno de ellos un elemento contundente en la espalda del mismo, simulando tener un arma, mientras que el otro lo empuja, cayendo al piso de la cocina, quedándose este sujeto sobre el cuerpo del mismo, con el objetivo de inmovilizarlo, para seguidamente taparle el rostro con una campera. Según informaron las víctimas del aberrante hecho de robo y violencia, en todo momento le referían amenazas y le solicitaban dinero al dueño de la vivienda que éste no tenía. En ese instante, los demás moradores que se encontraban durmiendo, se despiertan y se acercan a este último, solicitándole a los asaltantes que no le hagan daño. Ante esta situación, los atan con tela y cordones de zapatillas y comienzan a revisar la casa de forma desesperada como buscando el dinero que nunca apareció, debido que no existía.
Alrededor de las 6:25 llega a la vivienda la pareja de la víctima, quien también es sorprendida por los asaltantes, llevándola, con los ojos tapados, hacia el sector donde se encontraba su familia, exigiéndole que no haga nada o la pasarían muy mal todos. Siempre las amenazas y violencia fueron el común denominador de los dos sujetos.
Luego de un instante, los malvivientes le refieren a las víctimas que miren hacia otro lado y es en ese momento que los asaltantes se retiran de la vivienda a bordo de la motocicleta, marca Guerrero, modelo Trip, propiedad de la víctima, llevándose consigo cinco teléfonos celulares.

Fuente: La Opinión de Pergamino

Anuncios