Efecto pánico bursátil: el S&P Merval cayó 14% y lideró bajas globales (ADR de YPF se hundió 28%)

El S&P Merval operó en modo pánico por el derrumbe generalizado en las plazas globales ante la propagación del coronavirus y el desplome del petróleo.

En modo pánico por el derrumbe generalizado en las plazas globales ante la propagación del coronavirus y el desplome del petróleo por una guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia, la bolsa porteña sufrió su mayor caída diaria desde agosto pasado, al perder casi 14% este lunes, con bajas en acciones de hasta el 24% (YPF, que en EEUU se desplomó 28%), mientras que los bonos cedieron hasta 13,7%, con un riesgo país, en nuevos máximos.
Golpeado por la merma en papeles del segmento energético y financiero, el índice S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos se derrumbó un 13,7% a 31.379,90 unidades, y lideró de esta forma los retrocesos bursátiles a nivel mundial, superando al brasileño Bovespa (-12,2%); y a la bolsa de Milán (-11,2%).

En consecuencia, el panel líder tocó su menor nivel desde octubre pasado, al registrar el mayor descenso diario (un tanto morigerado por la suba del dólar implícito) desde las PASO de agosto pasado.

“Estamos viendo un pánico”, describió Gabriel Zelpo, director de la consultora económica Seido. “Las bajas de las bolsas y los bonos argentinos fueron monstruosas”, comentó Leonardo Svirsky, analista de Bull Market Brokers. “Fue un día que quedará para el recuerdo”, remarcaron desde el Grupo SBS.

Junto con la estrepitosa caída de los papeles de YPF, además, las acciones de Comercial del Plata cedieron un 17,2%; las de Banco Macro cayeron un 16%; las de Galicia perdieron un 15,9%; las de Transportadora de Gas del Norte, un 14,8%, entre las principales bajas del día. Al término de la rueda, 126 acciones cerraron a la baja, 10 al alza y cinco permanecieron estables. El volumen negociado de papeles privados alcanzó los $1.365,9 millones.

“La caída pareció exagerada y el fuerte aumento de los volúmenes operados debe analizarse como algo positivo, ya que a los precios deprimidos aparecían compradores de ocasión”, dijo un operador, y remató esperanzado: “Creemos que pese a todo, hay más para ganar. Hay pánico y se puede aprovechar para inversores de largo plazo”.

En Wall Street, por su parte, los ADRs de la petrolera estatal argentina colapsaron 28% a un nuevo mínimo histórico: u$s5,26. Algunos operadores se sorprendieron sobre la decisión de Bank of America de bajarle el precio target a la empresa conducida por Guillermo Nilsen a sólo un dólar.

Otras caídas pronunciadas las anotaron los papales de Tenaris (-22,2%); Edenor (-20,1%); Banco Macro (-19%); Supervielle (-18,9%); Galicia (-18,5%);

“Es la crisis del precio del petróleo además de la crisis del coronavirus, y no hay certeza sobre la magnitud de la crisis y cómo afectará a las empresas”, dijeron desde la consultora Elypsis. “Los mercados están en una posición defensiva, alejándose de cualquier activo riesgoso, y nosotros somos uno de los más riesgosos”, agregaron.

Para colmo de males, este fin de semana, se confirmó en el país la muerte de un paciente diagnosticado con coronavirus, la primera víctima fatal relacionada con el virus en América Latina, lo que suma más dramatismo al mercado local. En total, los casos reportados en el país son 12.

“El coronavirus ha desconfigurado el mapa mundial. Cuando se pensaba que el brote estaba contenido en Asia, y el impacto económico sería de corto plazo, su propagación fuera de China provocó altos niveles de volatilidad”, indicaron analistas de Portfolio Personal Inversiones.

Pero todo lo complicó el petróleo, que sufrió este lunes una caída cercana del 30% en Asia, y del 25% en Londres y EEUU, las más importantes desde la Guerra del Golfo de 1991, consecuencia de la decisión de Arabia Saudita de rebajar drásticamente sus precios tras el fracaso la semana pasada de sus negociaciones con Rusia.

“Los efectos sobre la rentabilidad de las empresas vinculadas al sector preocupa y mucho. En lo local, el proyecto Vaca Muerta quedó envuelto en una gran incertidumbre”, alertó a Ámbito Pablo Castagna, director Wealth Management de Balanz.

Por eso rápidamente, el Gobierno salió a anunciar este mismo lunes que convocará a las petroleras que operan en el país para proponer medidas y evitar que la crisis internacional por la caída del precio del petróleo derive en el país en conflictos laborales y problemas en la producción.

Según trascendió de fuentes oficiales, las medidas “apuntarán a sostener las inversiones y a proteger las fuentes laborales del sector de los hidrocarburos, principalmente de Vaca Muerta”.

“El estado de ánimo de aversión al riesgo en los mercados se ha visto agravado por las pérdidas en el petróleo”, dijo Ricardo Evangelista, analista senior de ActivTrades, en una nota. “El vuelo a los activos refugio es evidente”, agregó.

Por su parte, Castagna sostuvo que “el mundo está muy preocupado por los avances del virus y su efecto económico sobra la economía real”. “Los inversores están mirando cómo se están complicando los números de las empresas y obviamente se van a ver reflejados en los próximos balances, generando ventas masivas en las principales bolsas del mundo”.

En Brasil, la bolsa de San Pablo cayó un 12%. A su vez, los principales mercados europeos se hundieron hasta más de 11%. Para muchas se trató de su peor desempeño en más de una década. En Milán, capital financiera de Italia aislada para intentar frenar la epidemia, el índice perdió 11,2%; el CAC-40 de París, un 8,3%, el Ibex-35 español un 8%; el Dax de Fráncfort, un 7,9%; y el FTSE-100 de Londres, un 7,7%.

Fueron tan fuertes las pérdidas que Wall Street debió suspender las operaciones en el inicio los intercambios por unos 15 minutos. Al final del día, el Dow Jones se hundió un 7,8%; el Nasdaq bajó 7,3%; y el S&P 500 cedió 7,6% (fue la caída diaria más grande para este índice desde diciembre de 2008). A su vez, la tasa del bono del Tesoro americano a 10 años cedió a 0,54%, un nivel jamás observado.

La bolsa de Tokio también fue castigada, en particular por el aumento del valor del yen, que afecta negativamente a las exportaciones, y el Nikkei cerró con una caída del 5,1%, un récord desde febrero de 2018. Las bolsas chinas también terminaron a la baja, igual que las del Golfo.

En Riad, la bolsa perdió cerca de un 8% y las acciones de Saudi Aramco -la petrolera nacional saudita que produce 9 millones de barriles al día- se hundeiron 5,5%. En dos días su valorización bursátil llegó a perder unos 320.000 millones de dólares.

Bonos y riesgo país

El riesgo país de Argentina se disparó un 14,7% a 2.783 puntos básicos, tras alcanzar las 2.830 unidades en los primeros minutos de la jornada, el nivel más alto desde junio de 2005, cuando el banco JP Morgan realizó una modificación en la conformación del índice por la reestructuración de deuda soberana que llevó adelante Argentina, recordaron operadores.

Fue producto de que los principales bonos soberanos en dólares cayeron hasta dos dígitos, en una plaza claramente oferente en momentos en que el Gobierno impulsa una millonaria reestructuración de la deuda.

Los títulos en dólares perdieron entre 5 y 14% (hasta u$s6), desapareciendo los compradores de la plaza y sin lograr en ningún momento del día revertir la tendencia. Las paridades retrocedieron a un rango de 37/39%, por debajo de los niveles mínimos observados en los últimos meses (de entre 42/44%). “Con las caídas vistas este lunes se eliminó completamente el diferencial de paridades a favor de la legislación extranjera, el cual, para tener como referencia, se venía manteniendo cerca de los 300/400 puntos desde comienzos del 2020”, subrayaron desde Portfolio Personal.

Los bonos en pesos, en tanto, cayeron entre 3 y 5%, tanto el tramo CER como los que ajustan por tasa, en una jornada en la que el Tesoro logró captar más de $16.400 millones en una licitación de Lebads y pudo bajar las tasas que había pagado la semana pasada, en la que también consiguió un canje superior al 65% de los títulos Bogato 2020 (que canceló finalmente el viernes pasado).

La colocación superó las expectativas de las autoridades del Palacio de Hacienda, debido a que el monto inicial de la colocación era por $11.000 millones.

El Gobierno logró adjudicar este lunes el 75% de lo ofertado por el mercado, en momentos en que los acreedores esperan conocer la oferta que ofrecerá a los acreedores privados por el canje de deuda.

Por Juan Pablo Marinojmarino@ambito.com.ar

Fuente: Ambito



Categorías:Nacionales, Sociedad

Etiquetas:, , , ,

A %d blogueros les gusta esto: