Amanda Patarca, 1er premio, con su poema: “El niño pobre observado por su ángel custodio”

Amanda Patarca obtuvo el 1er premio de poesía del Concurso Mi Rosal del Cove Ricon, por el poema: “El niño pobre observado por su ángel custodio”.

Ella misma, lo cuenta en el muro de facebook de su espacio de arte, Path Patarca:

Quiero compartir con todos ustedes, mis amigos, una noticia que me llenó de alegría. COVE /RINCON de Miami: Primer Premio POESÍA. Los saludo con mi abrazo sincero.

Felicitamos a nuestra querida artista local, y compartimos la página de la premiación y el poema premiado.

Transcribimos el poema:

EL NIÑO POBRE OBSERVADO POR SU ÁNGEL CUSTODIO

I.- Con el sol en los ojos lo vi dormir afuera.

Un hambre de polenta no lo deja crecer.

En su casa se amoldan a lo que trae el día

y el día sólo aporta más ganas de comer.

El padre sin trabajo, suspendido en la obra

que apañaba sus ansias con sueldo semanal,

amargado y sin rumbo, vacías las dos manos

buscando otros caminos se fue sin dar señal,

Nadie sintió su beso ni el peso de su palma

pesada y lastimada posándose indulgente.

Pero a todos bendijo con desesperación

restándole a la mesa su boca impertinente.

Se fue sin dejar huellas. Sin embargo la madre

de esa casa en tinieblas, advirtiendo un crecer

sabe que prontamente suplirá aquella boca

con el niño que engendra y que está por nacer

Regresará aquel hombre, lo sé porque lo intuyo.

Se esmerará en el rumbo con que encauce su vida

porque el niño que viene surgido de su entraña,

-montado en otra aurora- lo atraerá en su huida.

Ese niño que ambula; el mismo que esta tarde

yo vi dormir afuera, desde su altura, aspira,

compara, saca cuentas, sin lograr comprender

lo que nadie le dice, porque nadie lo mira.

 

II.- Y a mí, que observo y pienso y sugiero y no hablo

porque soy sólo un Ángel, tampoco me ve nadie…

Y, como Dios al trote y aflojando las riendas,

sé que cuando despierten, detectando el arribo

de ese encuentro esperado, huidizo… inquietante

con la oportunidad, ese niño, al que admiro

cuidará de sí mismo, volando hasta mi altura,

resguardado en la sombra del techo de mis alas.

 

Amanda Patarca

 

 



Categorías:Sociedad

Etiquetas:, , , ,

A %d blogueros les gusta esto: