Creemos firmemente en la intervención virtuosa del estado, pero este no es el caso, Javier Olaeta sobre Vicentin

La batalla ideológica: claro contraste de los intendentes ante la expropiación de Vicentin

En el marco del anuncio realizado por el Presidente, Ámbito consultó a los jefes comunales sobre uno de las medidas más controversiales del nuevo gobierno.

El anuncio sobre la intervención y probable expropiación de Vicentín realizado el pasado lunes por parte del presidente Alberto Fernández volvió a exponer las diferencias ideológicas entre oficialismo y oposición. Las felicitaciones y las críticas no tardaron en llegar desde todos los puntos del país. Y la provincia de Buenos Aires no fue la excepción.

Un grupo de intendentes del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio respondió al llamado de Ámbito para dar su impresión sobre una de las acciones más controvertidas del ejecutivo nacional.
 

Alberto Descalzo, intendente de Ituzaingó (Frente de Todos)

Acompañamos la decisión en cuanto a la intervención para la expropiación. Hay que entender que es una empresa que tiene deudas con el Banco Nación, el Provincia, el Ciudad, y el Santander. Deja en el camino muchas empresas del agro y alrededor de 3 mil trabajadores directos, más los indirectos, muy complicados. Es una empresa que estafó al Estado y que nos perjudicó a todos al tomar préstamos de estas características. Hay que defender los intereses de los argentinos ante empresas que terminan en convocatoria, con grandes deudas y que luego las compran extranjeros de manera muy barata perjudicando a nuestra industria.

Alejandro Federico, intendente Suipacha (Juntos por el Cambio)

No me parece bien. Se pasa por arriba una decisión que tiene que ir al Congreso y también la definición de la Justicia dentro del marco de una convocatoria que tenía su rumbo. Es una cuestión autoritaria. Tiene una finalidad de pretender tener una potestad en el manejo de granos, cosa que no comparto. Otra prueba más de la divergencia del peronismo: privatizando con Menem, estatizando con Kirchner. Esto al Estado no le va a salir gratis. Estamos encaminados en hacernos cargo de una deuda que la vamos a tener que pagar todos. Con la cortina de humo de la pandemia se ejecutan estas cosas.

Gustavo Posse, intendente de San Isidro (Juntos por el Cambio)

Lo lógico hubiera sido una intervención y ayuda estatal para que no se pierdan los empleos directos e indirectos pero no cargar al Estado con más empresas endeudadas como tiene además de la propia deuda externa.

Lucas Ghí, intendente Morón (Frente de Todos)

Es una medida fundamental para asegurar la continuidad de miles de puestos de trabajo en un momento muy complejo. Pero además, es una decisión valiente en pos de ese objetivo central que se planteó en la agenda desde el primer día: trabajar para garantizar la soberanía alimentaria de todos los argentinos y argentinas. Una muestra más de la construcción de un Estado presente, que se hace cargo de los problemas y de las necesidades del pueblo.

Javier Martínez, intendente de Pergamino (Juntos por el Cambio)

Es un avasallamiento de derechos. La figura del interventor del estado en sociedad por decreto, nunca la vi. Es una atribución judicial. Deberá hacerlo el Congreso y después tendrá que pagar el monto de la empresa. Desde lo político es lamentable. La señal que le da al mundo es nefasta. Muestra la cara de un presidente que se empezó a mostrar cómo es. El mensaje es muy malo y muy duro para la sociedad.

Juanchi Zabaleta, intendente de Hurlingham (Frente de Todos)

Está claro el planteo. No vamos a andar por la vida expropiando empresas. Hay que recordar que Vicentín durante el gobierno de Macri y bajo la presidencia de González Fraga se llevó el 20 por ciento de la cartera de los créditos del Banco Nación: 18 mil millones de pesos. No hubo en esa cartera ni un solo crédito para que no se derrumbaran las pymes. Vicentín nunca tuvo la decisión de devolver esa plata y hablamos de cinco mil trabajadores. El Estado puede ordenar y me parece correcto hacerlo como parte de un proceso, pero fundamentalmente sostener el empleo de los trabajadores y trabajar en una política de soberanía alimentaria.

Javier Olaeta, intendente de Arrecifes (Juntos por el Cambio)

Vicentín es una empresa argentina propiedad de la familia fundadora que tiene la mayoría del paquete accionario ocupando el cuarto lugar entre las exportadoras del sector agropecuario y es líder en la producción de aceites y harinas de soja y biodiesel. En diciembre pasado pasó por un serio stress financiero que la obligó a presentarse en convocatoria de acreedores. La justicia se hizo cargo del proceso y cuando aún no se han verificado totalmente los créditos de los perjudicados, paso previo e imprescindible para iniciar una negociación y eventualmente un acuerdo (o bien una venta a otras empresas interesadas del sector), el gobierno interviene la empresa y propone una ley de expropiación pasando por alto las actuaciones de la Justicia. Nosotros creemos que los problemas de los privados los tienen que resolver la Justicia Comercial. El pueblo argentino no debe asumir una deuda de terceros y menos aún en medio de la renegociación de la deuda externa. ¿Nos preguntamos quién aportará el capital de trabajo para comprar las miles de toneladas de grano para iniciar la molienda? quién le pagará a la banca extranjera la deuda? ¿Quién pagará los litigios que surgirán por haber interrumpido el proceso legal? ¿Por qué no dejamos que los actores del sector exportador aporten a la solución? Creemos firmemente en la intervención virtuosa del estado, pero este no es el caso.

Francisco Echarren, intendente de Castelli (Frente de Todos)

La sociedad argentina y Estado tienen que sincerar estas empresas que históricamente se financiaron con créditos blandos. Con una historia de no repago y el daño que eso genera. Esta empresa tiene un pasivo multimillonario y gran parte de ese pasivo está concentrado en el Banco Nación y Provincia, que presta con el dinero de los contribuyentes. Me parece perfecto que el presidente haya intervenido y que el Estado empiece a regular una actividad importantísima para la sociedad, como la industria de los alimentos. Y que, encima, pueda controlarla. Algo que no solo tiene que ver con los alimentos para garantizar comida, sino también con la producción de divisas. Alberto está demostrando que es un presidente que hace lo que tiene que hacer en un momento muy complejo para la historia de la Argentina. Orgulloso de esta decisión. Los intendentes vamos a acompañar este camino que tiene dificultades que no fueron generadas por él. No hay que olvidar que el problema económico, la deuda, la recesión y la baja del poder adquisitivo y el consumo, no lo generó él y lo está enfrentado con mucha valentía.

Pablo Petrecca, intendente de Junín (Juntos por el Cambio)

La medida de intervenir y expropiar a la empresa Vicentín causa mucho malestar, dudas y temor en la zona de Junín, que es agroindustrial. Eso sucede por lo que escuchamos antes. Por ejemplo, la propuesta de la legisladora (N.de.R.: Fernanda Vallejos) que expresó que el Estado se quiere quedar con parte de las empresas que ayuda durante la pandemia. Todo esto preocupa mucho. Es inevitable que surja el recuerdo del “Exprópiese”, que en su momento Hugo Chávez hizo tan popular. Desde ya, vamos a tomar muchos recaudos si se va en esta línea que consideramos ilegal y que desautoriza al congreso y al poder judicial. En Junín y la zona hubo comunicados de repudio de diversas entidades y partidos políticos. Esto recién se da a conocer. Entiendo que abre un debate muy interesante para el país. Pero desde ya a nuestra zona le produce mucha incertidumbre.

Hernán Ralinqueo, intendente de Veinticinco de Mayo (Frente de Todos)

Es una decisión estratégica que tiene que ver con la soberanía alimentaria y el manejo de los recursos del país. En un momento en el que los alimentos, por la pandemia, van a ser clave en el mundo. En este contexto, es muy importante. Es una empresa que por su actuación, donde recibió asistencia excepcional, por fuera de la ley del gobierno de Macri, ha llevado un muy mal manejo empresarial. Es una decisión que llega en un momento donde hay cientos de productores que tienen que cobrar su crédito, transportistas que se quedaron sin trabajo y que tienen un daño es mucho mayor si sigue con la dirección empresarial que llevaban. Hay que revisar la actuación del Banco Nación que le entregó dinero a una empresa que estaba en una situación compleja. Si hubiera querido integrar otros activos, lo tendría que haber hecho en el momento indicado. Ya está en una situación terminal e inviable. Es una decisión política adecuada para el momento.

Daniel Cappelletti, intendente de Brandsen (Juntos por el Cambio)

Es un atropello institucional. Es una decisión lamentable. Y obviamente una acción política aprovechar el marco de la pandemia para esto. Hay que ver qué opina la Justicia. Es una locura el argumento de la soberanía alimentaria. El Estado tiene que ser responsable de asistir de alimentos a quienes lo necesitan, pero por eso no tiene que intervenir empresas. Lo veo tremendo y lamentable.

Alejandro Dichiara, intendente de Monte Hermoso (Frente de Todos)

Estoy totalmente de acuerdo, se habla de la intervención pero no se habla de la forma que quebró la empresa y muy poco de la plata que le dieron una vez que se sabía que no iban a poder devolverla desde las entidades crediticias nacionales. Para una persona que necesita un crédito de 200 mil pesos para su pyme le piden Cash Flow, y balances. A Vicentín le dieron millones de dólares sabiendo que no lo iban a devolver. Creo que de eso fundamentalmente hay que hablar. Si eso lo hubiera hecho el peronismo sin dudas ya hubieran querido colgar a todos en la Plaza de Mayo por corruptos. Y durante la gestión de Macri se lo blindó y nadie hablaba. El problema real de Vicentín no es la actualidad, es el pasado.

Por Bruno Lázzaro 

Fuente: Ambito

 

Los intendentes bonaerenses opinaron sobrel la intervención y probable expropiación de Vicentín.



Categorías:Municipales, Sociedad

Etiquetas:, , ,

A %d blogueros les gusta esto: